El problema del uso de organismos del suelo (SBO) como probióticos

El interés en los suplementos probióticos ha aumentado estos días debido a nuevos estudios que revelan los maravillosos beneficios de estos increíbles microorganismos. Hay muchas razones por las que literalmente todo el mundo debería tomar probióticos diariamente, y además existe mucha investigación que apoya la importancia de la salud y equilibrio del bioma intestinal. Sin embargo, cuando se trata de los organismos del suelo (Soil Based Organisms o SBO en inglés) hay que comprender que no son en verdad los mismos tipos de bacteria que residen en el tracto digestivo humano, por más que se los incluya en la misma categoría de probióticos. Los SBO son esporas, que provienen de la tierra y no se encuentran de forma natural en el cuerpo. Antes de agregar a ciegas un suplemento SBO al régimen nutricional es importante ponernos al día con la polémica que está teniendo lugar en torno a estos pequeños habitantes del suelo.

Las bacterias del suelo frente a las bacterias del intestino

Los SBO son provechosos en varios aspectos, pero sus beneficios son muy diferentes a los de los probióticos que viven en el cuerpo humano. Los organismos del suelo enriquecen la tierra para las plantas y es ideal que esta tierra proporcione los nutrientes óptimos para los cultivos, ya que tanto el ganado como los seres humanos comemos muchas de estas plantas. De la misma manera, también puede contribuir a mejorar nuestro sistema inmunológico la exposición ocasional a los SBO. Muchos de nosotros recordamos la alegría de jugar en la tierra y fabricar "pasteles de barro", para desdicha de nuestros hermanos y primos menores. Aunque la mayoría de las personas hoy en día se estremecen con solo pensarlo, este roñoso ritual de la infancia en realidad contribuyó a formar nuestra inmunidad a muchos patógenos.

Hace un siglo, los organismos del suelo eran parte normal de nuestra comida, pero la urbanización y el consiguiente aumento de la producción de alimentos procesados ha prácticamente eliminado los organismos del suelo de nuestras dietas. Aunque solíamos consumirlos en mayor cantidad, estos microbios son solamente visitantes temporarios del microbioma humano y nunca formaron parte de la relación simbiótica que mantiene fuerte a nuestro sistema inmunológico. De todos modos, cuando los SBO se introducen en el microbioma terminan proporcionando ciertos beneficios para la salud ya que desencadenan anticuerpos que actúan como nuestros principales defensores.

¿Por qué podrían los SBO no ser seguros en forma de suplementos?

Si bien cuando se ingiere probióticos del suelo se obtiene inoculación natural, este hecho no los convierte en cepas adecuadas para la suplementación probiótica. Ahora que nuestro microbioma intestinal está menos familiarizado con ellos (por la menor exposición) y la mayoría de nosotros tenemos los microbiomas intestinales comprometidos, los SBO pueden llegar a competir con nuestra flora intestinal residente en lugar de complementarla. En algunos casos los SBO podrían volverse patógenos y este escenario es más probable cuando una persona sufre disbiosis o tiene un desequilibrio microbiano. Una de las razones principales para complementar con probióticos es la de contrarrestar la devastación del equilibrio de la flora intestinal producto de las toxinas ambientales, del uso excesivo de antibióticos y de los hábitos dietéticos modernos. Con esto en mente, podría parecer lógico complementar con SBOs dado que ya no los ingerimos regularmente, pero esta línea de pensamiento es una de las principales causas de desacuerdo entre los principales expertos. 

El reemplazar los probióticos que pertenecen naturalmente al tracto digestivo tiene sentido, ya que un desequilibrio puede conducir a la mala salud del intestino y a problemas relacionados con un sistema inmunológico vulnerable. Pero los SBO son diferentes porque no se supone que formen parte del microbioma intestinal. El suplementar con organismos del suelo (introduciendo así microbios ajenos) cuando el tracto intestinal no se ha colonizado correctamente con bacterias residentes es como invitar a un grupo de ocupantes ilegales a una casa vacía y cruzar los dedos para que todo salga bien. Para empeorar las cosas, los SBO son formadores de esporas y proliferan rápidamente; de hecho, lo hacen tan rápidamente que muchas fábricas que cultivan las cepas de probióticos del intestino humano consideran a los SBO como un contaminante de sus instalaciones. Saben que si no toman todas las precauciones para mantenerlos alejados, los SBO podrían invadirlo todo y crear un panorama aterrador. Debido a esto, incluso los llaman "las cucarachas de la industria". 

Algunos estudios han indicado que los SBO son similares a los temibles súper gérmenes resistentes a los tratamientos clásicos con antibióticos. Por ejemplo, muchas de las cepas más comunes de SBOs provienen del género Bacillus, incluyendo las especies subtilis y lichenformus. Las cepas de bacilos son esporas muy robustas que pueden resistir a los ácidos del estómago y a los antibióticos. Esta característica de los SBOs los vuelve altamente atractivos para los comerciantes porque sobreviven no sólo a los ácidos del estómago, sino también al calor extremo e incluso al procesamiento de alimentos. Los SBO tienen una vida útil increíble, el cual es uno de los mayores desafíos que los fabricantes deben superar cuando se trata de microbios residentes a los humanos. Y por último, ya que técnicamente caen bajo la etiqueta de "probióticos", resultan una manera muy conveniente y fácil de agregar probióticos a todo, desde suplementos, tés calientes y barras nutricionales sin tener que encontrar una manera de mantener vivos los organismos. ¡Problema resuelto! ¡No requiere refrigeración!

Esta cualidad de formador de esporas hace que una infección de Bacillus sea muy difícil de tratar. Las esporas resultan tan fuertes que pueden hibernar en los intestinos durante todo un ciclo de terapia con antibióticos fuertes para simplemente resucitar después de que la amenaza haya pasado.

Según la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA), muchas especies de Bacillus pueden causar infecciones graves e intoxicación alimentaria, mientras que otras son patógenos oportunistas que resultan grandes insecticidas. El Bacillus subtilis, considerado un miembro relativamente benigno de este género, es una de las especies utilizadas en los suplementos basados en SBO. Este microbio es también un ingrediente activo en muchos detergentes y limpiadores industriales; y la EPA advierte sobre reacciones alérgicas y sensibilidades a los productos que los contienen.

Lo que no se sabe también hace daño.

La información derivada de la investigación sobre la seguridad de los SBO es limitada en comparación con los probióticos tradicionales. Los estudios muestran que algunos SBO resultan patógenos para los mamíferos y hay especies que liberan péptidos capaces de interferir con la producción de hemoglobina. Hasta el menos virulento de estos organismos es capaz de integrar material genético ajeno y alterar su propia estructura celular. No tenemos idea de qué puede significar esto a la larga, pero de todas maneras resulta un planteo aterrador.

 

Hablamos con un profesional en la industria de los probióticos y su primer comentario fue: "Creo que los SBO están bien para añadir a los alimentos, pero yo no los recomiendo en la cantidad en que vienen como suplemento". Luego le preguntamos: "¿Comería usted productos alimenticios con SBOs añadidos?". Su respuesta fue: "Bueno, no. Y mi hijo tiene el sistema inmune comprometido, así que definitivamente no lo dejo comer esos productos porque en mi opinión aún falta mucha investigación sobre este tema".

La conclusión parece ser que a cualquier persona con un intestino debilitado le conviene pensarlo dos veces antes de exponerse a los probióticos con SBO ya sea en alimentos o suplementos. De acuerdo a la etiqueta del producto, los SBO pueden figurar como "probióticos del suelo" (soil probiotics), "organismos homeostáticos del suelo" (homeostatic soil organisms o HSO), "organismos bacterianos del suelo" (bacterial soil organisms o BSO) o simplemente "organismos del suelo" (soil organisms o SO). 

En su lugar, debemos preferir los suplementos que contienen cepas probióticas originarias a los humanos hasta que estemos absolutamente seguros de que nuestro aparato digestivo está colonizado adecuadamente y bien equipado para aprovechar los beneficios de la exposición a estas cepas temporarias del suelo sin poner en riesgo la salud.

¿Has tenido alguna experiencia con SBOs que quieras compartir?

¡Nos encantaría escucharte!

Posted in Organismos del suelo, Probióticos


Next

Prev